Poderosos tés para la salud

Ya sea en el frío o en el calor, el té siempre está presente en la mesa. Los beneficios de la bebida se descubrieron miles de años antes de Cristo por la civilización egipcia. Sabrosos, saludables y bajos en calorías, los tés son diuréticos y contienen propiedades antioxidantes. Además, algunos de ellos son capaces de prevenir la diabetes (ya que reducen el deseo de comer dulces) y ayudan a combatir el estrés.

Luciana Kotaka, psicoterapeuta especialista en trastornos de la alimentación, explica que los beneficios de una buena taza de té fueron ampliamente difundidos a lo largo de los tiempos, que van desde un té de manzanilla para hacer con que la gente se quede más calma, bien como saborear un delicioso té Inglés solamente por el placer. “Por otra parte, es evidente también que varias creencias han sido creadas al respecto de ellos, y en muchos momentos de estrés o tensión, la bebida sirve para calmar el cuerpo. También es visto como una forma de reunir a la gente, ya que se utiliza hasta para compartir momentos de alegría “, dice la profesional.

La nutricionista Liliane Oppermann resalta que las hierbas tienen acción terapéutica en prácticamente todos los problemas de salud, pero no sustituyen el tratamiento convencional. “Por ejemplo, el “té de espina santa” mejora la gastritis, pero se debe consultar a un médico para ver si hay bacterias que necesitan antibióticos”, dice.

Conozca los beneficios de cuatro tipos de tés:

Té de canela: “tiene activos que controlan la glucosa sanguínea y se recomienda para los diabéticos, ya que reduce el deseo de comer dulces”, dice la nutricionista. También se utiliza para aliviar los dolores abdominales acompañados de diarrea y calambres menstruales. Está contraindicado en el embarazo, en caso de fiebre de origen desconocido e incluso úlceras estomacales.

Té de manzanilla: ideal para el tratamiento de dificultades digestivas, tales como calambres intestinales, náuseas y vómitos. “Mejora el malestar abdominal causado por los gases”, dice Liliane. También se utiliza como un sedante en casos de ansiedad y del insomnio. Además, la bebida tiene una acción cicatrizante, anti-inflamatoria y antiséptica.

Té de capín: “bueno para el insomnio, el estrés, además de ser relajante”, explica la nutricionista. También está indicado para los calambres intestinales y uterinos. Pero atención: la bebida puede potenciar el efecto de sedantes y tranquilizantes.

Té de jengibre: es anti-inflamatorio, diurético y digestivo. Bien conocido para minimizar las náuseas del embarazo, pero las mujeres embarazadas deben consultar a un médico antes de tomar cualquier planta medicinal.

Créditos:
Luciana Kotaka, psicoterapeuta especialista
www.lucianakotaka.com.br
Nutróloga Liliane Oppermann
www.doutoraliliane.com.br