Leche para todas las edades

Indispensable en la dieta de los niños, este alimento también trae beneficios a los adultos
El producto, que tiene seguidores de todas las edades, es una buena fuente de vitaminas, minerales, energía y proteínas que contribuyen al mantenimiento de los tejidos del cuerpo. De acuerdo con la nutricionista clínica funcional, Ana Paula Fidelis, el alimento actúa en el crecimiento y desarrollo de los niños. “Eso es debido a que es rica en calcio, minerales y grasas beneficiosas”, dice.

Existen controversias con respecto al consumo de los adultos. Algunos expertos subrayan que el alimento es responsable de la distensión abdominal, diarrea y problemas intestinales. Y se cree que en la edad adulta se puede satisfacer las necesidades de calcio con el consumo de vegetales. De hecho, los expertos indican la leche descremada para consumo de los adultos, ya que contiene menos grasas saturadas.

Sin embargo, la leche es también beneficiosa para la salud. Thais Ferreira Fontanez, nutricionista del área terapéutica, pone de relieve la importancia de la leche en el control de la presión arterial. Ella dice que de acuerdo con la FDA (Food and Drug Administration – Agencia del gobierno de EE.UU. que controla la alimentación) el producto ayuda a este problema. “Esto porque una dieta a base de nutrientes que contienen potasio y bajas cantidades de sodio puede reducir el riesgo de tener presión arterial alta.”

Consejos para el consumo
Leche y el yogurt con granos, batidos de frutas, en forma de papilla, queso cottage con ensalada, arroz dulce (con leche descremada), manjar diet y salsa de ensaladas a base de yogurt, son algunas de las maneras de consumir el producto. Sólo tiene que utilizar la creatividad.

La leche también se puede utilizar en batidos entre las comidas, como la avena. Los derivados pueden ser utilizados en sándwiches y pastas. Y acuérdese que el queso blanco es más saludable que el queso amarillo, puesto que tiene poca grasa saturada.

Contraindicación
A pesar de ser un óptimo alimento, existen personas que no pueden consumirla porque son intolerantes a la lactosa o porque presentan hipersensibilidad a la proteína de la leche. “Por eso, al digerir la leche, se forman substancias inflamatorias en el cuerpo que están relacionadas a enfermedades como cáncer, además del aument de peso y alteraciones estéticas como acné y celulitis”, dice Ana Paula.

La nutricionista resalta que es preciso consultar un profesional que entienda de hipersensibilidades y alergias para saber si el producto puede ser consumido. De acuerdo con ella, existen diversos estudios que relacionan el consumo de la bebida y sus derivados con el asma, la bronquitis y a otras enfermedades respiratorias. Por eso, a cualquier señal de alergia al consumir la leche, procure visitar un especialista.

Créditos
Ana Paula Fidélis
www.anapaulafidelis.com.br
Thais Fontanezi Ferreira