La belleza llega a la mesa

Es excelente tratar su piel de manera ejemplar todos los días: limpiar, tonificar, hidratar y proteger. Si las visitas al dermatólogo son regulares, aún mejor. Pero ¿cómo su plato le está ayudando en este ritual para mantener su piel siempre hermosa y saludable?

Piel demasiado seca o demasiado grasa, sin frescura o con acné, son algunas de las preocupaciones relacionadas con lo que usted pone en su plato durante las comidas. La nutricionista británica Gillian McKeith, en su libro “El poder de la Alimentación Natural: Usted Es lo Que Come (el Bienestar a través de Alimentos Sanos)”, enseña que la mayoría de las quejas en las clínicas dermatológicas podrían resolverse con una dieta correcta.

Con el fin de facilitar su vida, Anna Christina Castilho, nutricionista del Instituto de Metabolismo y Nutrición, además de especialista en estética, tiene una lista de alimentos tan beneficiosos para su mesa como para su piel, la que lucirá más hermosa. ¡Vayamos ya para la feria o para el supermercado!

Linhaça: contém ácidos graxos essenciais, ômega 3 e ômega 6, indicados para pessoas com pele ressecada e com propensão à inflamação. Para tirar todo o proveito desta semente, ela deve ser consumida triturada

Perejil: rico en vitamina C, un antioxidante poderosísimo contra el envejecimiento precoz. La vitamina C también se encuentra en los cítricos y vegetales verdes oscuros como la naranja, limón, lima, acerola, cajú, kiwi, fresa, col, brócoli, berro, pimiento verde, etc.

Zanahoria: esta hortaliza contiene ácido lipoico, que revitaliza la piel y lleva tres importantes antioxidantes: vitaminas A, C y E, que ayudan a combatir los radicales libres, retrasando el proceso de envejecimiento. Claro, sin mencionar el bronceado, que resulta mucho más hermoso.

Castañas y cereales integrales: son ricos en selenio, un mineral antioxidante importante en la prevención del cáncer de piel.

Harina de soja: contiene cobre, un mineral que participa en la síntesis del colágeno y la elastina, fibras que soportan la estructura de la piel. Para evitar la deficiencia de cobre que conduce a la desmineralización ósea y despigmentación del cabello y de la piel, incluya este ingrediente en su dieta.

Lima de Persia: Seguramente en la actualidad este cítrico ya aparece en el plato de todas las mujeres. ¿Quieres ver? El jugo de la pulpa y los nutrientes de su cáscara suelen limpiar el sistema linfático y aumentar la desintoxicación del hígado, beneficiando a las mujeres con lipodistrofia ginoide, más conocida como celulitis, el terror de las mujeres.

Ostras:
fuente de zinc, antioxidante que aumenta la elasticidad y la hidratación de la piel. La falta de zinc puede resultar en una piel áspera y seca, aparición de acné, dificultad en la cicatrización y el surgimiento de manchas. Si lo prefiere, puede obtener el zinc también en alimentos como el hígado, pollo, langosta, aceite, germen de trigo y harina de centeno.

Frutas rojas: fresa, frambuesa, mora y uvas rojas son ricas en bioflavonoides, que ayudan en el tratamiento de la celulitis, y son fuente de vitamina C, que previene el envejecimiento prematuro de las células. Con tantas ventajas, vale la pena consumir estas frutitas rojas todos los días, al natural, en forma de jugos (incluso en pulpa congelada), gelatina, yogurtes, etc.

Soja: muchos se han adherido a este grano, pero si usted no se encuentra en este grupo, seguro esta desactualizado. La soja contiene isoflavona, un tipo de fito-hormona (hormona vegetal) que evita la sequedad y mejora la elasticidad de la piel. Así que si quieres ser bella, ponga el grano en su ensalada, en la sopa, además de la leche y jugos de soja en su rutina.

Proteínas magras y nutricionalmente completas: Pollo sin piel, pescado y lacticinios desnatados son importantes para la construcción de bloques de colágeno, que proveerán la sustentación y elasticidad de la piel, evitando la flacidez muscular.