Hidratación, la base de la revitalización cutanea

Dra. Sofia Bobillo

El canon de belleza, es decir, las características que se consideran bellas y atractivas en determinado momento histórico, es un elemento dinámico ya que está determinado principalmente por factores socioculturales y de época. Sin embargo, a lo largo de la historia y bajo los diferentes enfoques con que se ha tratado, la juventud y suavidad de la piel, proporción de las formas y la armonía del todo son parte esencial de los rasgos de belleza. Bajo estas premisas, puede pensarse en una concepción de belleza para cada momento de la vida y, en vez de intentar detener el tiempo, plantear una terapéutica antienvejecimiento que nos permita envejecer estando a gusto con nosotros mismos y poder disfrutar así de su inexorable paso.

Entendiendo el envejecimiento como un proceso multifactorial, abordar el mejoramiento facial desde una única técnica sería un concepto erróneo o al menos anticuado. Ya no se tratan las arrugas o líneas en forma aislada, sino que se busca mejorar el aspecto general del rostro, recuperando la tersura, luminosidad e hidratación que le devuelvan su frescura natural. En este sentido, cuando una persona está decidida a mejorar su aspecto, lo ideal es que el profesional la invite a realizar cambios progresivos, sutiles y naturales, evitando intervenciones abruptas.

A partir de pensar y abordar la Medicina Estética desde esta perspectiva integral, la base fundamental de cualquier tratamiento antienvejecimiento facial es una buena hidratación: una piel hidratada no solo luce revitalizada, sino que además estará mejor preparada para recibir tratamientos rejuvenecedores más profundos, ya sea con toxina botulínica tipo A o con rellenos faciales, maximizando así sus resultados.

Existe un nuevo producto inyectable para hidratar la piel de cara, cuello, escote y manos, que ha demostrado muy buenos resultados en más del 95% de los casos. La aplicación es sencilla: luego de limpiar la zona a tratar y colocar crema anestésica para garantizar el confort del paciente durante el procedimiento, se aplica el producto con microinyecciones superficiales. Puede combinarse este procedimiento con toxina botulínica tipo A o rellenos de ácido hialurónico en la misma sesión, sin ningún tipo de riesgo o complicaciones.

El paciente no debe maquillarse durante las 12 hs posteriores a la aplicación y deberá evitar la exposición prolongada al sol, a los rayos UV y las temperaturas muy bajas (inferiores a 0º C). De ser inevitable la exposición al sol enfatizar en el estricto uso de bloqueador solar y sombrero durante al menos una semana.

La cantidad de sesiones dependerá del diagnóstico que realice el profesional en función del estado y calidad de la piel del paciente al momento de la consulta.